Posts Tagged ‘élogos’

Relación entre redes sociales y el elearning

2011/03/06
Logotipo de élogos I+D

Representación de una red de nodos (logotipo de élogos I+D)

Las redes sociales de la Era Digital no son sino una transcripción electrónica de una situación que se produce en el mundo real desde la existencia del hombre y su agrupamiento con otros miembros de su especie, para generar un sistema relacional o Sociedad.  El concepto no es nuevo en absoluto, pero sí lo es la utilidad que proporciona la explotación de la tecnología para su gestión y desarrollo, en el ámbito de los Servicios y Contenidos Digitales.

El ser humano siempre ha establecido vínculos con semejantes con los que comparte algún tipo de afinidad personal, profesional u objetivos comunes. Y es dentro de estos vínculos y sistemas de apoyo donde se desarrollan sus actividades, que no hacen sino satisfacer sus diferentes necesidades en sus distintos grados, desde las biológicas o más básicas, hasta las de auto-realización, según el esquema introducido por Abraham Maslow en su jerarquía de necesidades.

La necesidad de satisfacer lagunas de conocimiento, de saber, conocer, dominar y aprender; al fin y al cabo, de manejar herramientas, es clave para la subsistencia de la especie humana.

Formación

Del mismo modo que  hoy en día concebimos que hay determinadas actividades que son desarrolladas de manera más satisfactoria, en sentido amplio, cuando se realizan en grupo, dado que de este modo cubren más y mejor diferentes objetivos (ocio, deporte, trabajo), también entendemos que dentro del proceso de instrucción y aprendizaje de una persona la componente social o grupal juega un papel clave. Llamémoslo aprendizaje colectivo, compartición de conocimiento, dinámica social, conciencia de grupo, aprendizaje por imitación o compartición de experiencias o como corresponda según el interés y el contexto; aprendemos más y mejor cuando lo hacemos con semejantes, con otras personas que están aprendiendo con nosotros. Y esto es el aprendizaje social, social learning o we-learning. Nosotros aprendemos en red.

Linkedin, Facebook, Xing, Tuenti, Twitter, etc. son la herramientas, instanciación o realización, hoy en día, de las redes sociales (aunque mañana podrán ser otras) y al igual que a la calculadora no la denominamos e-ábaco o ábaco electrónico, el apelativo e-learning dejará de utilizarse para referirse a un proceso de conocimiento que utiliza herramientas electrónicas. Y, por supuesto, no se concebirá que este no se desarrolle, entre otras cosas, a través de dinámicas propias de las redes sociales llevadas a lo digital.


Social Learning

Nota: Este post también ha sido publicado en la plataforma elios en red, que pretende ser punto de encuentro de la innovación en formación.

 

Cabecera de elios en red

Ah, pero… te vas a dedicar a la docencia?

2010/10/20

Desde que hace un par de semanas superé el Examen de Suficiencia Investigadora del Doctorado, he oído esta pregunta en muchas (demasiadas) ocasiones. No me molesta, pero sí me parece sintomático de una situación que merece reflexión.

¿Qué es la Suficiencia Investigadora? Cuando te matriculas en el Doctorado (plan antiguo o “AB” -Antes de Bolonia-) tienes un periodo de docencia en el que recibes clases, luego debes realizar unos trabajos de investigación o tesinas, presentarte al examen y tras aprobarlo y conseguir el Diploma de Estudios Avanzados o DEA (título oficial), puedes comenzar a trabajar en la Tesis. Todo este proceso dura, en el mejor de los casos, tres o cuatro años con dedicación plena.

La Suficiencia Investigadora es, al fin y al cabo, una prueba que busca comprobar la madurez intelectual y capacidad de investigación del estudiante, para intentar asegurar que puede afrontar con un cierto éxito la elaboración de la Tesis. Tras la aplicación de Bolonia, el proceso pasa por lo siguiente: después de terminar el Grado (4 años, de manera genérica), se hace un Máster (otros 2 años) y luego se comienza a trabajar directamente en la Tesis.

El caso es que en el año 2000, justo después de haber acabado la carrera, decidí embarcarme en la aventura del Doctorado. En ese momento mi mejor amigo me dijo: “Pero para qué? So friki!”

Birrete

Y eso ya era una indicación de lo que se le pasa o pasaba a la gente por la cabeza, incluidos y especialmente a un porcentaje alto de los empresarios, directivos y los responsables de los departamentos de selección en la empresa privada, cuando decías que estudiabas o habías estudiado un Doctorado (= Profesor de Universidad, rarito, laboratorio, demasiado teórico, poco enfocado a negocio, etc…). Y no entro a valorarlo, porque… probablemente algo de razón y de desconexión entre ambos mundos habría!

Así, sólo el 4% de las empresas españolas valora positivamente la figura de los más de 80.000 doctores que tiene nuestro país. En Estados Unidos, parece preocuparles, sin embargo, que haya demasiado poco titulado en Tercer Ciclo en la empresa privada.

Según el INE, en su Encuesta de Recursos Humanos en Ciencia y Tecnología de 2009, sólo el 15,7% de los doctores trabaja en el sector privado, mientras que en Europa la media es del 50%. Una cifra sorprendente. Y no deja de serlo, tampoco, que a pesar del poco halagüeño panorama laboral en la empresa, 7.150 personas obtienen su título en España de media anual (frente a los 30.000 al año en Estados Unidos). Otro dato curioso que me toca más directamente: Sólo el 8% de los doctores se ha especializado en Ingeniería o Tecnología, frente al 33,3% de los que optan por las Ciencias Naturales.

Y es que mi intención, a día de hoy, no es dedicarme a la docencia en exclusiva; pues me gusta mucho, pero como actividad a tiempo parcial. Pero parece ser que todavía, hoy en día, hay una asociación mental escrita a bajo nivel en el subconsciente colectivo que determina que un Doctor debe consagrar toda su energía vital a la bata blanca.

élogosAfortunadamente, en mi proyecto actual, donde me dedico a la Innovación Tecnológica en la división de I+D de élogos, se valora positivamente mi inquietud investigadora. No en vano, esto tiene consecuencias positivas para mi empresa; en la resolución de convocatorias de ayudas directas e indirectas a proyectos de I+D+i (Torres Quevedo, Avanza, Innpacto, etc.), entre otras.