Posts Tagged ‘Marca Personal’

Personal Branding. ¿Y tú de quién eres?

2010/06/30

Hace unas semanas asistí al Primer Encuentro de Gestión de la Marca Personal, tan fenomenalmente organizado por Mónica Deza, que es una gran crack del Marketing, la Comunicación, la Estrategia Digital y el Personal Branding.

En este evento se vertieron un montón de ideas muy interesantes. A continuación quiero destacar algunas de ellas, junto a algunas reflexiones personales:

La persona, como producto regido por las leyes del marketing, tiene una marca. Ésta debe aportar algo diferente con respecto al resto de sus competidoras, especialmente en una situación como la actual donde el mercado laboral tiene altas tasas de paro y la competencia entre candidatos muy preparados (experiencia, capacidades y conocimientos) es tan grande. En tal caso es importante ser capaz de saltarse el proceso de selección hasta el punto donde se toma la decisión. En definitiva, la clave es no ser un commodity; que los atributos que te definen no sólo tengan un valor diferencial en sí mismos, sino que sean reconocidos fácilmente como tales y que sean una referencia en boca de profesionales reputados.

Al fin y al cabo se trata de dejar huella, bien sea en la mente de un compañero, alumno, responsable o tu audiencia -decía Andrés Pérez (Personal Branding Sherpa y director de Marca Propia)-. Lo que realmente importa es lo que la gente piensa de ti; perception is reality. Y esto tiene un coste. ¿Qué precio estás dispuesto a pagar?

Según Andrés, la Fórmula del Reconocimiento es una función cuyas variables son la Relevancia, Confianza (que muestre coherencia y persistencia) y Notoriedad.

Pablo Melchor, otro grandísimo crack de la Estrategia Digital y socio fundador de Honest&Smart, hizo una sesión magistral sobre la gestión de la Marca Digital; realmente buena. El Plan de Acción empezaba por (1) el ego-surfing, que es buscar “tu_nombre apellido” en Google y ver lo que la Red sabe de ti y (2) definir una estrategia de influencia adecuada.

Por último, Óscar BilbaoHeredoro(s) de Rowan– hizo una aproximación muy interesante con su ponencia: “Si la vida es una caja llena de bombones, Isabel Preysler es Dios”. Me quedo con tres ideas de su charla:

  1. Hay que ser creativo. Se puede ser creativo en cualquier disciplina. Y la audiencia lo agradece
  2. Saber contar historias es absolutamente clave. A todo el mundo le interesan las historias
  3. Hay que pasar de ser un Top of Mind a un Top of Tongue

Por mi parte, la cuestión de la Marca Personal es algo que me atrae muchísimo. La primera vez que hice (o intenté hacer…) un uso notorio de ella fue en una sesión de Mobile Marketing / Marketing Digital de un master in-company del IE Business School para Media Planning Group. Creo que no pude elegir mejor boca del lobo… 😀  Allí, delante de todos sus ejecutivos, en 2007, utilicé la siguiente slide para presentarme (la pongo actualizada a día de hoy).

Marcos Eguillor; Personal Brand

Marcos Eguillor; Personal Brand

¿Qué y por qué? Esas mismas preguntas me hicieron con curiosidad ellos mismos en ese momento…

  • ¿Qué es? (Desde mi punto de vista, claro está): Una manera de crear una Marca Personal, a partir de la herencia de las marcas de otras empresas, instituciones y organizaciones. Son marcas paraguas que me permiten transmitir una experiencia o atributos genéricos acerca de mi perfil; qué he hecho, qué soy y mi trayectoria profesional. Técnica completamente parcial y peligrosa, pues puede transmitir muchas cosas (o pocas) y algunas de ellas incorrectas… pero como dice Andrés Peréz: ¿Qué precio estás dispuesto a pagar?
  • ¿Por qué? Me aprovecho de la inversión que estas (grandes) marcas han hecho en comunicación corporativa. Yo no soy una gran figura pública, no me precede la fama! Me apoyo en otras marcas, posiblemente reputadas, para permitir a mi interlocutor hacerse una idea muy general acerca de mi en tan sólo unos instantes. Un elevator pitch de mi propio producto, mi propia marca; yo mismo. Estoy siendo creativo y estoy contando una historia. Al menos lo intento…

Correcto? Incorrecto? No lo sé. Me parece algo interesante. Lo he usado posteriormente en muchas ocasiones y me suele dar pie a empezar de una manera distinta y creativa, superando los 3 minutos de atención iniciales de manera satisfactoria.

Al fin y al cabo, ya lo adelantaron los reyes del agropop, No me pises que llevo chanclas: ¿Y tú de quién eres?

Ya lo decía la vieja de la canción:

…¿Y tú de quién eres? De Marujita, le dije yo a la vieja…

…Yo no conozco a tu madre, ni a tu padre,
pero a tu tio sí, seguro que es familia mía…

Es decir; si no eres Sara Carbonero, Steve Jobs, Michael Jackson, Fernando Alonso, Rodrigo Rato o Homer Simpson, me importa más quién o qué es lo que tienes detrás de ti o de dónde vienes, que tú mismo. Dame referencias…

Pereza Digital

2010/05/02

Claro; por supuesto que sí! Es fundamental leer blogs, contestar los correos (aunque sólo sea por aquello de la netiqueta), juguetear con el Fousquare, flirtear con cualquier producto Apple, seguir a Enrique Dans o Sebastián Muriel (quien te fríe a tweets… con cariño), probar Voddler, chatear por WhatsApp con mi iPhone con los más allegados, alucinar con lo bien que va Spotify e incluso opinar y posicionarme con respecto al Manifiesto Digital y lo más “incluso” todavía: Responder a los rudimentarios SMSs…

Pero es que de vez en cuando me tengo que tomar la píldora analógica. Por decirlo de otra manera; es que no llego a tener vida 1.0 si me dedico a la 2.0! Y a mí me dijeron de pequeñito que primero la obligación y luego la devoción. A pesar de todo, ni sé la cantidad de cosas chulas y tonterías digitales que he probado en el último año. Aunque esto a veces casi se reduce simplemente a darlas de alta y cuando estoy harto de recibir los boletines me acabo haciendo el sepukku (hara kiri, te lo hacen; sepukku te lo haces, me dijo mi sensei de karate Javier Ferreira hace muchos años) y me “borro” del sistema. Voy dejando de lado el mundo digital .

Analógico vs. Digital

El problema es cuando, valiente yo, he decidido crear y alimentar una Marca Personal Digital (todavía tengo que estudiar el retorno de la inversión de esto…) y me he lanzado a la interactividad, al User Generated Content; escribo un blog, tengo cuenta en Twitter (o varias, etc.).

Y empiezo a flaquear. Lo voy dejando y digo: “Bueno, una vez al mes es suficiente. Esta semana no me da. Escribir un post cuesta mucho. Además, estoy en Twitter. Y eso también es estar activo y es más trendy!”, con su correspondiente smiley al final, por supuesto.

Ahí mi nuevo amo digital se rebela. El síndrome de Too Much Information se da la vuelta, me mira fijamente a lo ojos y me dice: “Oye, que se supone que eres un tío digital hecho y derecho. Me da igual la tripa que se te haya roto hoy. Espabila. O te mato el avatar…” Y es que suficientemente complicado es intentar estar al tanto de lo que ocurre en el mundo del 0 y el 1, como para cometer la imprudencia de alimentar al bicho.

Buff. Se pone dura la cosa. Esto de los Contenidos y Servicios Digitales no es nada fácil. Antes de meterte, asegúrate muy mucho de querer hacerlo!

Me gana la batalla. A ver quién gana la guerra…

De momento, un buen amigo curtido en esto, José Carlos Moreno con su saasmania, me recomendó que hiciera los post más reducidos. En ello estoy. STOP. (448 palabras).